La fuerza del estallido y la violencia de la nube expansiva en forma de hongo que se generó dan cuenta de lo peligroso que es el químico que reaccionó. La sustancia responsable fue 2.750 toneladas de nitrato de amonio que llevaban seis años almacenadas sin las medidas de seguridad adecuadas.

«El nitrato de amonio es uno de los fertilizantes más utilizados para la agricultura en todo el mundo. También se usa en la fabricación de explosivos», explicó a BBC Brasil Reinaldo Bazito, profesor del Instituto de Química de la Universidad de Sao Paulo. Y añadió: «Es un explosivo altamente potente».

Luiz Carlos Dias, profesor de Química de la Universidad de Campinas (Unicamp) de Brasil, aclaró que «para que haya una explosión, debe existir una combustión previa». «Con una gran cantidad de producto almacenada, una temperatura superior a 300 grados puede hacerla explosiva. Un incendio puede alcanzar esa temperatura fácilmente», dijo Dias a BBC Brasil.

«Tienes una onda de choque supersónica que viaja a través del aire. La puedes ver en esa nube blanca esférica que viaja desde el centro y se expande hacia arriba», explicó a la BBC Andrew Sella, profesor de Química de la University College de Londres.

Según el ingeniero químico Gabriel da Silva, de la Universidad de Melbourne, Australia, explica que una de las claves está en la densidad del oxígeno: «El nitrato de oxígeno no se quema por sí solo. Actúa como una fuente de oxígeno que acelera la combustión de otros materiales».

Además del óxido de nitrógeno, cuando el nitrato de amonio explota, puede liberar otros gases tóxicos, como el amoníaco. Los tintes naranjas que se vieron en la nube son causados por el dióxido de nitrógeno, el cual suele asociarse con la contaminación del aire.

Vía: BBC News