Mark Bustos es un célebre estilista que cuenta con una sofisticada clientela y mucho éxito en su profesión. Para darle mayor sentido a lo que hace, se autoimpuso la tarea de prestar sus servicios a los más pobres, todas las semanas. Un verdadero ejemplo de vida.

El lema de Mark Bustos es una frase que resume también su proyecto de vida: “Sé grandioso con alguien”. Eso es precisamente lo que él se ha propuesto desde hace ocho años, utilizando como medio la herramienta que mejor conoce: sus tijeras de peluquero.

Un corte de cabello con Mark Bustos cuesta varios cientos de dólares, excepto los domingos. Ese es el día que él ha reservado para recorrer las calles en busca de personas sin hogar que quieran cambiar su apariencia. Este estilista trabaja gratuitamente para ellos, semana tras semana.

Desde joven se interesó por la peluquería. Comenzó arreglando su propio cabello, en un salón improvisado en su garaje. Con el tiempo, Bustos comenzó a ganar fama, ya que es un estilista estupendo. Fue así como llegó a ser el peluquero de celebridades y aristócratas. Sin embargo, había algo que lo atormentaba. Según lo ha comentado, siente que en el mundo hay demasiado negativismo y él quería hacer algo inspirador, que alimentara la esperanza.

Bustos dedicaría los domingos a una labor: hacerle un corte de cabello a los más necesitados. Desde entonces realiza esa tarea que beneficia a seis personas por semana. Lo que hace Mark Bustos es salir temprano a buscar personas sin hogar que quieran cambiar su apariencia. Se acerca a ellos y generalmente les dice: “Hoy quiero hacer algo bueno por ti”. Según lo que ha declarado, alrededor del 80 % de estas personas aceptan su ayuda.

Mark Bustos es la prueba de que hacer feliz a los demás, incluso con pequeños aportes, es una vía para sentirse mejor con uno mismo y darle mayor sentido a nuestro paso por el mundo.

Vía: lamenteesmaravillosa.com