Corría el año 77 y el pequeño de los Bee Gees, Andy Gibb, sabía que iba a ser un ídolo de la juventud. Había mucha diferencia de edad con sus hermanos mayores, por lo tanto, no entraba en la banda, cantaba demasiado cuando entraba en la banda, hasta que no se hizo.

Pero siendo muy joven fue un buen lanzamiento de su hermano Barry que le compuso esta canción. Es una canción hecha rápidamente. La manera que tenía Barry de componer en 20 minutos hizo exactamente esto. Es una simple canción de amor.

Andy Gibb fue el primero de los Bee Gees en morir, pero ciertamente durante todo su tiempo fue muy auténtico.

Andy Gibb fue capaz de colocar 3 números uno seguidos, era una mina de oro, lo tenía todo: apuesto, querido por las chicas, buen artista y componía bien. Su fórmula funcionaba, pero las drogas, el alcohol, la miocarditis lo quitó de en medio cuando tenía escasamente 30 años. ¡Quedan muy buenas canciones para acordarse de ellas en la historia de una canción!

Vía: Cope.es