Poco después de pasar Ocumare de la Costa, se llega a una de las playas más conocidas de la costa de Aragua y de Venezuela: la Bahía de Cata.

A pesar que hoy en día toda la playa de Cata es pública, está dividida en dos partes.

A la izquierda (cuando se mira al mar) está la parte llamada «pública» por haber sido siempre pública, más concurrida, por ser el lugar donde llegan los autobuses.

A la dercha, se encuentra la parte llamada «antes privada», o sencillamente «Cata Privada», menos concurrida, pero en donde los servicios son más costosos.

La bahía de Cata tiene muchas palmeras, lo cual le da un encanto muy especial y la hace una playa muy agradable.

La playa de Cata tiene bastantes olas, sobre todo en su lado izquierdo, en donde las olas llegan directamente.

Pero si quieres más tranquilidad, puedes dirigirte al embarcadero que está en el extremo izquierdo de la playa e ir a Catita, otra playa en la misma bahía.

Al final de la bahía de Cata (lado derecho) está la desembocadura del río Cata. Vale la pena el paseo hasta esta extremidad de la bahía.

Vía: Venezuela tuya