El alcalde de Niza, Christian Estrosi, afirmó que no descarta una arrancada sin público de la 107 edición del Tour de Francia de ciclismo, ante el peligroso repunte de la Covid-19.

La Meca del ciclismo mundial, la Grande Boucle, partirá en esta ocasión de la suroriental ciudad francesa el 29 de este mes con un recorrido de 3.470 kilómetros, un evento que al funcionario le gustaría ver con mucha gente acompañando a la caravana multicolor, como siempre ha sido.

«En realidad es milagroso que el Tour siga en pie, con todas las preocupaciones por las actuales condiciones sanitarias», manifestó Estrosi a la emisora RTL, a propósito de la carrera prevista hasta el 20 de septiembre, fecha de la etapa 21 con cierre en la emblemática avenida de los Campos Elíseos, en París.

De acuerdo con Estrosi, en Niza se mantiene el dispositivo para acoger al público bajo las condiciones sanitarias fijadas por el gobierno, que incluye el uso de mascarilla y el respeto al distanciamiento social.

«Hoy seguimos en eso, pero no podemos excluir que a partir de la evolución de la pandemia tengamos que arrancar a puerta cerrada».

Vía: Líder