Los mandatarios del grupo de democracias más industrializadas del mundo, el G7, emitieron una declaración en la que abordan los temas más agitados de la geopolítica mundial.

Entre las conclusiones de la cumbre en Italia, se refirieron a la Guerra en Gaza y pidieron al grupo palestino islamista Hamás aceptar el alto el fuego y a Israel limitar escalada en Rafah.

Los países del G7 abordaron en su cumbre anual en Italia las tensiones comerciales con China y los desafíos de la inteligencia artificial, con el papa Francisco como invitado.

El objetivo de las siete democracias más ricas del mundo (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido) es proteger sus industrias y evitar una guerra comercial abierta con el gigante asiático.

El G7 también busca una respuesta común al presunto apoyo de China a la expansión militar de Rusia que, según Washington, está alimentando la guerra en Ucrania.

Las tensiones comerciales con China van en aumento y esta semana la UE estuvo invitada a la cumbre, anunció planes para imponer nuevos aranceles a los vehículos eléctricos chinos.

Pekín denunció lo que considera un “comportamiento proteccionista descarado” y no descarta presentar una demanda ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

China está acusada de subvencionar con dinero público productos como los paneles solares y los vehículos eléctricos que se venden mucho más baratos y están considerados competencia desleal.

La primera ministra italiana, Georgia Meloni, que este año asume la presidencia rotativa del G7, invitó a otros lideres exteriores al grupo, entre ellos el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, y el mandatario argentino, Javier Milei.

La cumbre del G7 arrancó el jueves abordando el conflicto en Ucrania. Los miembros del grupo reafirmaron su apoyo a Kiev con un préstamo de 50.000 millones de dólares garantizado con los intereses de los activos rusos congelados en occidente.

Joe Biden también anunció, junto a su homólogo ucraniano Volodimir Zelenski, un pacto de seguridad para apoyar a Kiev en los próximos diez años que, según el presidente de Estados Unidos, demuestra a Vladimir Putin que “no estamos retrocediendo”.

Vía: Yahoo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí