El analista financiero y vicepresidente de la Bolsa de Valores descentralizada de Venezuela, José Ignacio Guarino,  precisó que desde el 29 de septiembre de 2020 la Superintendencia Nacional de Valores –Sudeban- en uso de sus atribuciones autorizó a la Bolsa de Valores descentralizada de Venezuela a operar con las nuevas tecnologías.

“Básicamente es la actualización o la llegada del futuro a Venezuela porque con el covid el futuro nos tocó montados sobre la tecnología de bloques o blockchain”, precisó en entrevista a Unión Radio.

Recalcó que esto hace la verdadera democratización del capital y del tema bursátil “es una manera de hacer inversiones y de comprender el mercado de valores en  Venezuela sin menoscabar lo que ya existe en el mercado”.

Considera que la Bolsa de Valores descentralizada de Venezuela “atiende un nicho que no había sido visualizado como son las pymes y los pequeños inversores de esta generación: los  millennials, la generación zeta que no se registran en una casa de bolsa tradicional porque les incomoda, no les es fácil y tener esa serie de requisitos para ser inversores”.

Recordó que la economía en el país presenta unos desequilibrios que la hacen muy particular “por eso se hace tan difícil estudiarla y hasta predecir el tipo de cambio y la fluctuación de la inflación (…) Además están el tema de las sanciones, los ingresos financieros y el tema de la economía conductual, las expectativas”.

Detalló que en Venezuela hay 47 mil inversores activos de un universo de 35 millones de habitantes y con este proyecto se pretende que “las personas cada vez con una cantidad menor de bolívares puedan proteger lo mucho o lo poco que tengan”.

Venezuela tiene que llegar el momento que, más allá del tema político, donde la economía sea la prioridad y dentro de esa prioridad está fortalecer el bolívar, es un tema que hay que tratarlo y llegará el momento en que los políticos se sienten”.

“Existe en mercado de valores y cada vez se está haciendo más democrático, pero nos falta difusión, educación financiera y  bursátil y lo más importante es que todos  los participantes en el mercado de valores rememos en el mismos sentido, que no seamos mezquinos”, concluyó.