El Secretario General del Sindicato Automotor en Lara Geovanny Peroza indicó que sólo laborarán 120 unidades urbanas, de las más de 10 mil registradas en el estado en esta semana de flexibilización. Comentó que la gobernación sólo le permite 80 litros de gasolina a 10 unidades de cada uno de los 12 sindicatos de transporte que hay en el estado una vez a la semana.

«En el Terminal Terrestre de Barquisimeto se mantendrán activas aquellas unidades suburbanas que cuenten con gasoil, con viajes a los distintos municipios del estado. La líneas interurbanas (entre estados), no están autorizadas para laborar. Este sector durante la pandemia sólo pudo prestar servicio en el mes de diciembre», comentó.

Indicó que sólo está laborando el 10% del transporte público. Precisó que como alternativa varios transportistas han implementado el uso de bombonas de gas vehícular para poder movilizarse, pero la Autoridad Metropolitana de Transporte y Tránsito Terrestre (AMTT), no ha entregado los permisos para trabajar con este combustible.

Comunicó Peroza que desde que inició enero y a pesar de no ser aprobado por la Alcaldía de Iribarren, los transportistas están cobrando el pasaje corto en 150 mil bolívares y el de Cabudare a Barquisimeto en 200 mil bolívares. «No podemos cobrar por debajo de ese monto como pretende la Alcaldía, porque todos los precios de repuestos y el servicio que hay que hacer a las unidades es dolarizado», soltó.

Asegura que el gremio ha solicitado al Ministerio del Transporte que el pasaje cueste un dólar, pero se niegan a aprobarlo. «Ante la escasez de efectivo en el país, el gobierno también está evaluando implementar tarjetas electrónicas o sistema biopago. Ha sido una propuesta del gremio automotor», mencionó.