No desperdicies el café que te sobró. ¿Por qué no reutilizarlo? Una vez que conozcas las opciones que tienes para  alargar la vida de tu café sobrante, puede convertirse en una bendición deliciosa o útil.

1. Congelarlo y hacer cubitos de hielo: Estos son útiles para mezclar con café helado. También puede congelar una combinación de leche o crema y café en cubos para variar un poco.

2. Prepara un batido: Mezcla algunos cubitos de hielo de café en la licuadora con tu proteína en polvo favorita (con vainilla o chocolate queda muy bien) y un poco de leche. También puedes usar las sobras de café frío como líquido en un batido hecho con cambur o banana, proteína en polvo y cubos de hielo.

3. Hornea y cocina con mucho sabor: Sustituye el agua por el café sobrante en las recetas de tus postres favoritos, como tortas, galletas, magdalenas o brownies. Esto funciona especialmente bien para mezclas postres de caja y le da al producto final un sabor. También puede elevar el sabor de tus desayunos obteniendo una dosis doble de café agregando un par de cucharadas por taza de masa, dependiendo de cuánto te guste el sabor del café.

4. Dale sabor a tu glaseado: Si estás preparando una receta básica de glaseado, sustituya algunas cucharadas de café preparado por el líquido que requiera su receta, y tendrás un delicioso glaseado saborizado para cubrir y rellenar tartas, pasteles, ponquesitos. Esto combinaría especialmente bien con el pastel de chocolate.

5. Prepara cocteles: Si no tienes licor de café para preparar tragos o cocteles, no importa, puedes hacer el tuyo fácilmente. Haz un rico y simple jarabe con el café sobrante y azúcar morena. Luego, agrega ron, whisky o vodka con especias como canela y clavo, y déjelo en infusión durante unos días en un frasco de vidrio en el refrigerador. A partir de ahí, puede agregarlo a los cócteles o tomarlo en las rocas.

Vía: Diario Panorama