El Jefe de Estado Nicolás Maduro dijo desde el salón, Sol del Perú, del Palacios de Miraflores, en Caracas, en una rueda de prensa internacional con todas las embajadas y consulados de Venezuela en el mundo que el martes fue atacada con una arma larga poderosa la refinería de Amuay, estado Falcón. «Quisieron provocar una explosión total», dijo. 

Reiteró además una denuncia de sobre presuntos campamentos de «mercenarios en Colombia para atacar la paz de los venezolanos».

Recordó que la Revolución Bolivariana ha sostenido el diálogo con todos los presidentes de EEUU desde 1999, Bill Clinton, George W. Bush, Barack Obama y Donald Trump.

«Gane Trump o Biden, a los latinoamericanos nos toca luchar con nuestro propio esfuerzo para salir adelante», comentó al comienzo de la rueda de prensa con medios extranjeros desde el Palacio de Miraflores.

Expresó además que «nuestra relación con la República Islámica de Irán es de hermandad profunda» y explicó que el culpable de los conflictos entre Curaçao y Venezuela, en los últimos meses, es Elliot Abraham representante de Trump para Venezuela. 

El presidente Nicolás Maduro manifestó que Venezuela reitera su voluntad de diálogo con quien resulte electo presidente de Estados Unidos. Expresó que el país norteamericano tiene en su figura como jefe de Estado un interlocutor válido para un entendimiento entre ambos países.


Destacó que la Ley Antibloqueo ha generado grandes expectativas en el mundo para avanzar a tiempo contra las sanciones Venezuela. «Que tanto sufrimiento han ocasionado, carencia necesidades, que hemos enfrentado», lamentó, sin embargo dijo que «hemos trabajado unidos para poder avanzar juntos y garantizarle a Venezuela la salud y derechos sociales».

El jefe de Estado señaló que el país decidió a través de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), aprobar la Ley Antibloqueo para defender a Venezuela de las sanciones imperialistas.