El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas aprobó este martes una resolución que extiende durante dos años más la Misión Internacional creada en 2019 para investigar violaciones de derechos humanos en Venezuela y que presentó sus resultados iniciales en la actual sesión.

La resolución, promovida por los países latinoamericanos del Grupo de Lima, contó con 22 votos a favor, tres en contra (Eritrea, Filipinas y la propia Venezuela) y 22 abstenciones, entre ellas la de México, que expresó sus dudas por un texto que consideró «politizado» y poco equilibrado.

La misión seguirá investigando y reportando al Consejo en 2021 y 2022 los abusos cometidos desde 2014 en Venezuela «incluyendo ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias, tortura y otros tratos crueles y degradantes», señala el texto aprobado.

Esta misión, formada por tres expertos -la portuguesa Marta Valiñas, el chileno Francisco Cox y el británico Paul Seils- presentó su primer informe al Consejo el pasado 23 de septiembre, en el que denunciaba «violaciones cometidas como parte de una línea de conducta generalizada y sistemática, de conformidad con políticas de Estado que constituyen crímenes de lesa humanidad».