Pese a que la leche es uno de los alimentos más saludables —es una fuente de proteínas, calcio, fósforo y grasa necesaria para las células y los vasos sanguíneos—, a algunas personas no se les recomienda consumirla, advierte la proctóloga y oncóloga Elena Smirnova.

La especialista explicó que hay dos razones principales para excluir este alimento de tu dieta. La primera es la llamada deficiencia de la lactasa y la segunda es la alergia a las proteínas de la leche.

«¿Cómo puedes saber si tienes deficiencia de la lactasa? Normalmente, el azúcar de la leche (la lactosa) es procesado por la enzima (la lactasa). Y si hay una deficiencia de dicha enzima, la lactosa no procesada termina en el colon, donde la consumen las bacterias», señaló Smirnova.

«Como resultado, producen dióxido de carbono, agua y ácido láctico que causan la hinchazón de las asas intestinales», agregó.

La médica subrayó que no solo la leche, sino también los quesos, la crema o los productos lácteos fermentados son capaces de causar hinchazón o hasta diarrea en personas que sufren de deficiencia de lactasa.

Esta es la razón por la que nunca debes poner leche en los huevos revueltos y este es el tipo de leche de vaca más saludable.

Vía: mundo.sputniknews.com