El presidente del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios, (Consecomercio), Felipe Capozzolo, reiteró que las empresas del país necesitan reactivar sus operaciones a tiempo completo, bajo estrictas medidas de seguridad, para evitar los contagios de COVID-19. Sostuvo que el actual esquema de flexibilización de 7+7 (una semana de trabajo, seguida de una semana en cuarentena), genera complicaciones y es contraproducente para el sector industrial.

Capozzolo considera que empresarios y comerciantes han dado el ejemplo en la aplicación de protocolos de bioseguridad, un esfuerzo que esperan confluya hacia la reapertura total.

En ese sentido, enfatizó que mientras se mantengan las medidas como el control de aforo, uso de mascarillas, distanciamiento, desinfección de las superficies y rigurosas medidas de higiene en empleados y clientes, las industrias podrían reactivar sus operaciones con normalidad.

Bajo estas circunstancias, aseveró que al sector privado le corresponde garantizar que los venezolanos puedan acceder empleos estables, “funcionar como un muro de contención para mantener la formalidad de las empresas, que no solo les permite generar bienestar a la gente, sino también seguir tributando, el Estado se sostiene con la tributación de las empresas y estas van a poder ser responsables a nivel tributario, si primero son rentables”, argumenta.