La dirigente de los trabajadores de las estaciones de servicio en el estado Lara, Azalea Colmenárez indicó «aunque se ha impuesto la modalidad Pico y Placa para que los dueños de vehículos puedan surtirse del combustible, la disponibilidad es muy poca y no alcanza para la demanda existente».

Declaró Colmenárez que «a las estaciones solo les están llegando 5.000 litros de gasolina y una cantidad muy baja de gasoil. El gas que se le proporciona a las bombas que tienen ese servicio es menos».

«Hay personas que tienen 20 o más días esperando en los establecimientos para recibir el combustible, pero tendrán que seguir aguardando, porque es muy poco lo que Pdvsa está suministrando. No todas las estaciones de servicio reciben gasolina o gasoil, porque no hay suficiente de esos derivados del petróleo», acotó.

En este contexto, la dirigente gremial lamentó el desplome de Pdvsa que se traduce en escasez de combustible y el caos en las estaciones de servicio.