La llamada capital musical y ciudad crepuscular de Venezuela, Barquisimeto, cumple 468 años. Fue fundada por Juan de Villegas en el año 1552 como Nueva Segovia de Barquisimeto; y fue trasladada o mudada tres veces hasta 1563, cuando se le dio la ubicación actual.

Desde su fundación la ciudad crepuscular ha estado privilegiada por las riquezas naturales de su fértil territorio, específicamente para la agricultura. Así como la herencia indígena que hace a sus pobladores muy afectos a la producción de artesanía. En Barquisimeto confluyen las vías terrestres que enlazan la región central con el occidente, los llanos occidentales con el sur, el eje costero al norte, Los Andes al oeste y del Zulia al noroeste.

La ciudad de Barquisimeto, además es sede de una de las manifestaciones católicas más importantes de América Latina, la procesión de La Divina Pastora, que se realiza cada 14 de enero y atrae a una gran multitud de feligreses de todas partes del país. Es la segunda procesión más grande de Latinoamérica después de la Virgen de Guadalupe.

En Barquisimeto se conservan las más increíbles tradiciones, donde la música, la bendición de la Divina Pastora se encuentra sobre sus devotos, y sobretodo el ná guará, continúan arraigados en su gente.

Algunos atractivos que posee Barquisimeto son: el Obelisco central, con obra del maestro cinético Carlos Cruz-Diez; la gran Flor de Venezuela, del arquitecto Fruto Vivas; Monumento Manto de María Divina Pastora, de reciente creación; el estadio de béisbol, sede de Cardenales de Lara y el Teatro Juares.