Una buena alimentación requiere de atención personalizada, ya que no todos tenemos las mismas rutinas, ni los mismos metabolismos. Algunas personas tienen además diversos tipos de problemas de salud adicionales que requieren de una dieta especial.

Respecto de la alimentación, es muy común que se crea que tener una dieta más saludable implica comer más frutas y verduras. Esto no es necesariamente cierto. No todas las frutas ni verduras ayudan a bajar de peso, pues si bien todas son ricas en vitaminas y otros elementos que el cuerpo necesita para su bienestar (notablemente para el buen estado del sistema inmune), también es cierto que algunas de ellas son ricas en azúcares, los cuales, en una dieta poco equilibrada y en combinación con una vida sedentaria, tienden a acumularse en forma de reservas de grasa en el cuerpo.

En cambio, de acuerdo con dietistas, las siguientes frutas y verduras están relacionadas directamente con la pérdida de peso:

Moras (frambuesas, fresas, arándanos, zarzamoras)

Peras y manzanas

Coliflor

Espinacas, acelgas, brócoli, lechuga, arúgula, coles de Bruselas

Una de las principales razones por las que estos alimentos se relacionan con la pérdida de peso es que dan una sensación de suficiencia, es decir, se pueden comer porciones relativamente grandes que contienen pocas calorías.

Vía: Pijama Surf