Efectivos de la Policía Municipal de Iribarren (PMI) han procedido a desalojar en algunas aceras a varios buhoneros o vendedores informales que allí se habían instalado, contraviniendo la disposición presidencial de cuarentena radical.

De igual forma, también han estado ordenando el cierre de algunos establecimientos comerciales en esa zona, que igualmente estaban incumpliendo con tal decreto.

El jefe de la comisión respectiva, supervisor agregado Jorge Rivero, informó que, “efectivamente, estamos aquí en cumplimiento de órdenes superiores, a objeto de hacer cumplir el decreto presidencial que prioriza claramente las actividades comerciales permitidas”.

Recordó que las prioridades en semana radical son para los expendios de alimentos, los servicios de salud, las farmacias y la venta de alimentos.

-Del resto –añadió-, no hay permiso, y son medidas que se han tomado, como es lógico entender, a manera de combatir la expansión de la pandemia del coronavirus, que azota no solamente a Venezuela, sino al mundo entero.

Expresó luego que, afortunadamente, tanto buhoneros como comerciantes formales habían entendido la situación, y accedieron sin problemas, unos a abandonar las aceras con su mercancía, y los otros a cerrar las puertas de sus locales comerciales.