Este martes 2 de febrero en un comunicado emitido por el Departamento del Tesoro de EEUU, indica algunos cambios en los permisos de operaciones de entidades de transporte vinculadas al gobierno de Venezuela.

La licencia número 30A se refiere a la «autorización de determinadas transacciones necesarias para las operaciones portuarias y aeroportuarias».

Además, con este decreto se permiten las transacciones y actividades que involucran al Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos (INEA), o cualquier entidad en la que esta institución posea, directa o indirectamente.

La licencia no autoriza las transacciones para la exportación o reexportación de diluyentes; tampoco habilita transacciones con personas o instituciones sancionadas distintas al Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos (INEA).

Es decir, no permite la exportación o reexportación de productos derivados del petróleo, haciendo énfasis en que las sanciones sobre PDVSA están activas.

La decisión no es clara sobre lo que implica, sin embargo deja abierta la posibilidad de que el Ejecutivo Nacional opere con libertad en todo lo que tenga que ver el Instituto Nacional de Espacios Acuáticos, tomando en cuenta que todos los buques de PDVSA son propiedad del INEA

Sin embargo, plantea varias excepciones, como «las transacciones y actividades que involucren al Gobierno de Venezuela prohibidas por la Orden Ejecutiva (E.O.) 13884 del 5 de agosto de 2019, incorporado al Reglamento de Sanciones de Venezuela, 31 C.F.R. parte 591(VSR)».