El presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó este martes diferir por 18 meses y con algunas excepciones las deportaciones a venezolanos presentes en ese país.

La medida beneficia a los venezolanos que estén presentes en los Estados Unidos el día 20 de enero de 2021 y tengan intención de quedarse.

El presidente ordenó también al Departamento de Seguridad Interna que tome medidas para autorizar el empleo de los beneficiarios de la medida durante el periodo establecido.

La medida, tomada en su último día de gobierno, puede beneficiar a alrededor de 200.000 venezolanos que, sin ella, estarían en riesgo de ser enviados a su país de origen, de acuerdo con información del diario Miami Herald.

En el memorando, Trump justificó su decisión con base en la «situación de deterioro» en Venezuela, que «presenta una continua amenaza de seguridad nacional para la integridad y bienestar de los estadounidenses».

Además de incluir a venezolanos, también son beneficiarios aquellas personas «sin nacionalidad que tuvieron residencia habitual en Venezuela».

No serán considerados dentro de la disposición:

  • Aquellos que retornaron voluntariamente a Venezuela o el país de su más reciente residencia por fuera de EE.UU.
  • Aquellos que no residieron en Estados Unidos de manera continua desde el 20 de enero de 2021.
  • Aquellos que no son admisibles bajo secciones específicas de la Ley de Inmigración.
  • Aquellos que han sido sentenciados por cualquier delito o dos o más delitos menores cometidos en EE.UU.
  • Aquellos que fueron deportados, excluidos o removidos antes del 20 de enero de 2021.
  • Aquellos que están sujetos a extradición.
  • Aquellos cuya presencia haya sido descartada por el Departamento de Seguridad Nacional por presentar un peligro a la seguridad pública.
  • Aquellos que, bajo consideración del Secretario de Estado, pueden constituir efectos adversos en la política externa de EE.UU.