El Papa Francisco reflexionó este domingo 29 de noviembre durante el rezo del Ángelus en el Vaticano sobre el Adviento, que da inicio precisamente hoy.

El Papa recordó que el Adviento es una preparación de la Navidad y, por lo tanto, “es un tiempo de espera y de esperanza”.

Subrayó que “para un cristiano, lo más importante es el encuentro continuo con el Señor. Estar con el Señor. Y así, habituados a estar con el Señor de la vida nos preparamos al encuentro, a estar con el Señor en la eternidad”.

También se refirió al actual momento de pandemia y el sufrimiento que causa en muchas personas. “La espera confiada del Señor hace encontrar consuelo y valentía en los momentos oscuros de la existencia”, como el actual. “¿Y de dónde nace esta valentía y esta apuesta confiada? Nace de la esperanza. Y la esperanza no decepciona. Es la virtud que nos lleva adelante mirando al encuentro con el Señor”.

El papa Francisco expresó su cercanía a todas las poblaciones que se han visto afectadas por los huracanes que han golpeado el Centroamérica, tras el rezo dominical del ángelus desde el palacio pontificio.

«Deseo expresar mi cercanía a las poblaciones de América Central golpeadas por el huracán», dijo el papa que citó las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina y la costa pacífica del norte de Colombia.

«Rezo por todos los países que sufren por estas calamidades», agregó.

Providencia, que junto a San Andrés y Santa Catalina conforman el único departamento insular de Colombia, fue devastada casi en su totalidad por el impacto del huracán Iota, que destruyó sus infraestructuras y causó al menos dos muertos y un desaparecido.

A principios de noviembre, el papa Francisco también había expresado su cercanía a todos los afectados por el huracán Eta que también golpeó América central causando muchas víctimas y enormes daños.