Las iglesias y templos de los diversos cultos que hacen vida en el país reabrirán en noviembre, bajo el esquema del plan 7+7 plus que adelanta el Ejecutivo nacional, luego de casi siete meses cerrados.

Representantes del sector religioso se reunieron este jueves con las autoridades gubernamentales para definir las medidas y protocolos de bioseguridad, que deberán cumplir en la flexibilización, para evitar aglomeraciones y evitar la propagación del covid-19.

Tras el encuentro, la vicepresidenta de la República, Delcy Rodríguez, adelantó que las misas deberán celebrarse con un aforo de 40 % de la capacidad del lugar, y prevalecerá el uso de espacios libres.

«Para una próxima reapertura en el mes de noviembre. Hemos revisado con las distintas iglesias y cultos, los protocolos sanitarios, los protocolos epidemiológicos, bueno todo lo que se debe cumplir para la celebración de eventos de religiosos y de culto», expresó.

Un vocero de cada culto sostendrá nuevamente una segunda reunión este jueves con integrantes del Ejecutivo para definir los detalles que regirán la incorporación del sector al plan de desescalada.