El oro mostraba este martes cierta estabilidad en los precios, al rebasar por onza el nivel de los 1.900 dólares, en un mercado signado por ciertas dudas en torno a la posibilidad de que se apruebe, antes de las elecciones presidenciales en EEUU, un nuevo paquete de estímulos en apoyo a la economía, seriamente impactada por el Covid-19.

Tal como lo reseñó Reuters en su portal web, a las 09:25 GMT el oro al contado repuntaba en 0,1% hasta alcanzar los 1.906,26 dólares la onza.

De manera simultánea, los futuros del oro en Estados Unidos se desplomaban en un 0,1%, para cotizarse en el mercado en 1.909,60 dólares.

La debilidad del dólar vuelve a influir de manera directa en el valor de este metal precioso, ya que el índice dólar descendía 0,2%, provocando que el oro al ser menos costoso sea más apetecible para los inversores.

Al hacer un análisis sobre el comportamiento de los precios del oro en el mercado, el especialista de uno de los bancos más grandes de Alemania por activos totales, Commerzbank, Eugen Weinberg, aseveró que «la atención de los inversores está en el nuevo paquete de ayuda para la economía estadounidense, si se aplicara con éxito antes de las elecciones”.

Seguidamente, dijo que “las elecciones estadounidenses son en sí mismas muy importantes. El mercado también está (evaluando) las posibilidades de cada candidato y su impacto en la política monetaria en el futuro”.

Mientras, la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, la demócrata Nancy Pelosi, y el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, “continuaron reduciendo sus diferencias” sobre el paquete de estímulos, informó el portavoz de Pelosi, Drew Hammill.

En lo que va de año, el oro ha subido casi 26%, ya que al ser considerado como una cobertura contra la inflación y la depreciación de la moneda, tiende a beneficiarse de las medidas de estímulo de los bancos centrales.

Al hacer referencia a otros metales preciosos, se pudo conocer que la plata avanzaba en 0,3% para situarse en 24,57 dólares la onza y el platino declinaba en un 0,1% para negociarse en 855,26 dólares, mientras que el paladio subía un 0,2% hasta llegar a cotizarse en 2.348,39 dólares.