¿Qué ocurre con nuestra mente? No podemos poner en duda la importancia que tiene la mente a la hora de rendir físicamente ya que, simplificando, la mente somos nosotros mismos, por ejemplo, los que decidimos si seguir esforzándonos o desistir a mitad del intento; si nos quedamos en casa toda la tarde o salimos a entrenar; si nos encontramos bien físicamente en este momento o si queremos mejorar todavía más.

Es tal la importancia del factor psicológico, que una persona pesimista no va a conseguir el mismo resultado en el mismo deporte que alguien con la suficiente confianza en sí mismo como para mantener la constancia y no aflojar en los momentos de máximo requerimiento físico.

La mente que ayuda al esfuerzo, y el esfuerzo que ayuda a la mente.

Vía: aimdigital.com.ar