El pintor neerlandés Vincent Willem van Gogh fue uno de los grandes maestros de la pintura y de los principales exponentes del postimpresionismo.

Van Gogh decidió ser pintor cuando tenía 27 años de edad, y toda su obra fue producida en un período de diez años, pues murió a los 37. Sin embargo, mientras vivía, no fue famoso ni reconocido… La calidad de su obra fue alabada solo después de su muerte.

Este gran maestro de la historia de la pintura sufría de constantes cambios emocionales, su vida carecía de estabilidad en todas sus facetas y la economía era un constante problema en su vida pues, como artista no ganaba suficiente.

“Yo arriesgué mi vida por mi obra, y mi razón destruida a medias”; estas son las palabras de Vincent en la última carta encontrada en su lecho de muerte un día como hoy pero en 1890.

Vía: Culturizando