En 1985 se ponía el punto final a un proyecto de proporciones, con la grabación de «We are the World», la canción compuesta por Michael Jackson y Lionel Richie. Fue escrita con el fin de recaudar fondos por una causa humanitaria: luchar contra la hambruna que sufría Etiopía tras una sequía sin precedentes.

El título ya era un anticipo del objetivo: “USA for AFRICA”. Si bien hubo antes otras iniciativas similares, tal el caso del “Concierto por Bangladesh” (que en 1971 organizaron George Harrison y Ravi Shankar) y la grabación del tema “Do they know it’s Christmas?” (de Bob Geldof y grabada con figuras de la música británica en noviembre de 1984), sin dudas “We are the world” logró una repercusión que superó todas las expectativas y se convirtió en uno de los momentos inolvidables de la década.

Un seleccionado de 45 estrellas de la música, convocados por el productor Quincy Jones, se sumó a la iniciativa. La lista incluía a Diana Ross, musa inspiradora y suerte de madrina musical de Michael Jackson, a glorias de la música negra norteamericana como Stevie Wonder y Ray Charles, la recientemente reaparecida Tina Turner, el mismísimo Bruce Springsteen, la nueva estrella femenina Cindy Lauper, Willie Nelson, Billy Joel, Paul Simon, Huey Lewis y muchos más.

El mérito de la convocatoria fue tan grande que hasta se sumó a las voces solidarias nada menos que Bob Dylan, conocido por su bajísimo perfil y carácter más bien huraño. Entre todos los involucrados, se repartieron las estrofas de la canción (sin que se conozcan peleas de cartel) y luego todos se unieron en un gran coro final.

Via: La Viola