La situación en la zona de la isla española de La Palma afectada por la erupción «es desoladora», porque «una colada de lava con una altura media de seis metros se come literalmente viviendas, infraestructuras, cultivos que va encontrando a su camino hacia la costa del valle de Aridane», explicó este lunes el presidente del Cabildo (administración local), Mariano Hernández Zapata.

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, aplazó el viaje a Nueva York que tenía previsto este domingo para desplazarse hasta La Palma, donde se ha encontrado con las víctimas del volcán en el Centro de Acogida de afectados por la emergencia volcánica.

La Cruz Roja atiende a las familias que han tenido que abandonar sus hogares ante el imparable a avance de la lava.

La erupción, la primera que se registra en esta isla en 50 años, provocó la evacuación de casi 5.000 personas.

Las localidades totalmente evacuadas por la erupción del volcán de Cumbre Vieja este lunes son El Paso, Fuencaliente, Tazacorte, Mazo y los Llanos de Ariadne.

La Guardia Civil calcula que en las próximas horas hasta 10 mil afectados tendrán que ser evacuados de La Palma ante el avance imparable de la erupción.

El director vulcanológico de Canarias Nemedio Pérez ha pronosticado que la erupción del volcán “podría durar varias semanas, si no unos pocos meses”

Las autoridades han establecido un radio de exclusión de 2 kilómetros respecto al volcán de Cumbre Veja para evitar que haya víctimas mortales. Se han provocado dos fisuras de centenares de metros de largo con varias coladas de lava que se suman a los ocho ríos volcánicos.

De acuerdo con la información que las administraciones han recibido de los organismos científicos que vigilan el comportamiento del volcán, se espera que la colada de lava entre en el mar en la costa de Tazacorte, posiblemente en Playa Nueva, en Los Guirres, en esta isla que forma parte del archipiélago atlántico de Canarias.

Como ya se avanzó anoche, Hernández Zapata confirmó que no hay víctimas que lamentar en esta erupción, algo por lo que ha felicitado a los organismos científicos presentes en la isla, porque predijeron la situación con casi una semana de antelación y dieron a las autoridades un punto de inicio probable que solo distaba 300 metros del lugar donde estalló finalmente el volcán.

«Gracias a ese trabajo previo se pudo evacuar horas antes de la erupción a las personas dependientes y, a la lo largo del día de ayer, domingo, se desalojó a más de 5.000 personas por la zona donde se prevé que puede avanzar la lava», remarcó.

Hernández Zapata señaló que, tras tener la certeza de que «el 100 % de las personas están seguras y no hay que lamentar daños personales», ahora dirigen su preocupación a «los daños en infraestructuras y a los proyectos de vida de las personas, que son sus viviendas».

«Tenemos que estar ahora las administraciones más cerca que nunca de todos los vecinos que han perdido sus hogares en esta catástrofe», concluyó.

El volcán Cumbre Vieja estaba bajo fuerte vigilancia desde hace una semana, debido a un fuerte repunte de su actividad sísmica. La última erupción en la isla de La Palma fue hace 50 años, en 1971.

El gobierno regional de Canarias precisó el lunes por la mañana en Twitter que no preveía nuevas erupciones por el momento, ya que las coladas de lava se dirigen ahora «hacia el mar».

El presidente canario, Ángel Víctor Torres, dijo que el volcán Cumbre Vieja tendría entre 17 y 20 millones de metros cúbicos de lava. Por ello, la erupción continuará, alertó en un video publicado en Twitter.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí