El presidente de la República, Nicolás Maduro, afirmó que acepta la intermediación internacional dentro de un nuevo proceso de diálogo entre el Ejecutivo y la oposición, y ratificó los tres puntos que plantearía en una mesa.

«Estoy de acuerdo con que participe el gobierno de Noruega, que se inviten a diversos sectores Internacionales, pero lo primero que pongo en la mesa son tres puntos: levantamiento inmediato de todas las sanciones y medidas coercitivas unilaterales, reconocimiento pleno de la AN y poderes del país y la devolución de cuentas bancarias a las instituciones como PDVSA y BCV», dijo en la Audiencia Pública sobre el Proyecto de Ley Orgánica de las Zonas Económicas Especiales.

Maduro aseguró que Estados Unidos ordenó a Juan Guaidó participar en las elecciones regionales del 21 de noviembre.

El 11 de mayo, Juan Guaidó abrió la puerta al diálogo con Nicolás Maduro para ayudar a Venezuela a salir de la que calificó como «la peor crisis de toda su historia» y alcanzar «un acuerdo para salvar al país»,  incluido «el levantamiento progresivo de sanciones internacionales».

El Jefe de Estado instó a su equipo de gobierno acompañar todos los debates que desde la Asamblea Nacional (AN) surjan para la consolidación de la Ley Orgánica de Zonas Económicas Especiales.

Asimismo, exhortó a que esta Ley se haga con el acompañamiento y propuestas de todos los sectores sociales y económicos del país.

Detalló que el instrumento jurídico  “tiene el objetivo de restituir, fortalecer, consolidar la necesaria seguridad jurídica del país para inversionistas privados nacionales, internacionales, para la inversión mixta, pública, las empresas sociales y empresas comunales”.