El presidente del Sindicato de Obreros Educacionales en Lara, Naudy Torres ante el llamado del Ejecutivo Nacional a clases en marzo próximo, expresó: “No nos estamos negando a trabajar sino que al no existir condiciones de bioseguridad, está en riesgo la salud”.  

Destacó que no se cuenta con equipos de protección y tampoco de insumos para cumplir con labores de limpieza, antes de la incorporación se debe garantizar la protección de la salud del personal. 

La mayoría de  planteles están llenos de maleza. Los pocos obreros que han  laborado es “bajo amenaza” de parte de algunos directores de liceos y escuelas, cuestionó.

Al tiempo exhortó a los directivos a desistir de tales prácticas, que serán responsables de cualquier situación que ponga en riesgo al trabajador.

En el plano jurídico refirió que el gobierno nacional no ha derogado el decreto 41.160, publicado en la Gaceta Oficial 6515 en marzo del 2020  cuando se declara el estado de alarma por la Covid-19.

Igualmente, la resolución 090 del Ministerio de Salud. Además de la providencia administrativa CJ060 del Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (Ipsasel).

De acuerdo con la ley, es función del Ipsasel certificar que los planteles cumplen con parámetros mínimas, para cumplir con la jornada laboral sin poner en riesgo la salud.

Solicitan incremento de sueldos

No menos importante –dijo Torres- es la remuneración económica. La situación es terrible para todos. Actualmente, Fetraeducación mantiene conversaciones con el gobierno y nacional y esperamos resultados.

Manifestó que no solo hay que atender el tema económico sino también beneficios como el seguro funerario y el seguro de Hospitalización, Cirugía y Maternidad (HCM).

Actualmente, los trabajadores no contamos con servicios médicos, reiteró.