Las primeras vacunas contra el covid-19 podrían comenzar a comercializarse antes de fin de año en Europa y Estados Unidos, mientras autoridades de Nueva York y California instauran nuevas restricciones para contener la pandemia a medida que se acercan las fiestas del Día de Acción de Gracias.

En el plano médico, el director del laboratorio alemán BioNTech, que colabora con la estadounidense Pfizer en una vacuna contra el covid-19, aseguró el jueves que “existe la posibilidad” de que obtengan la autorización para distribuir su vacuna en diciembre, tanto en Estados Unidos como en la Unión Europea.

De su lado, el secretario de Salud estadounidense Alex Azar, aseguró que esperaba que una solicitud de aprobación de emergencia de la vacuna Pfizer/BioNTech fuera presentada ante la agencia reguladora de medicamentos de Estados Unidos.

El funcionario añadió que el gobierno “espera” que Moderna, una compañía estadounidense que también compite para desarrollar y distribuir una vacuna, “presente pronto” su solicitud de aprobación.

Y del otro lado del Atlántico, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció que el regulador europeo podría dar luz verde a la comercialización de las dos vacunas “en la segunda mitad de diciembre, si todo marcha sin problemas”.

Las buenas noticias sobre las vacunas llegan mientras se registran oficialmente unos 56 millones de casos de covid-19 y 1,35 millones de muertes en todo el mundo desde el inicio de la pandemia.