El presidente del Consejo de Economía Nacional, Efraín Velásquez, comentó que cada día toma mayor fuerza la utilización de moneda extranjera como modo de pago en el país, producto de la hiperinflación.

A su juicio, el Banco Central de Venezuela no pudo sostener un cono monetario acorde a la realidad económica y por eso comenzaron a surgir otros medios de pago alternativos como euros y dólares.

Para Velásquez hasta que el Banco Central no tome una decisión de política económica sobre la estructura monetaria y «baje la inflación» este proceso va a continuar.  Dijo que le falta tiempo al BCV para pensar en una cámara de compensación en dólares.

Agregó que una dolarización reduce la inflación de manera casi que instantánea, «no a niveles de países desarrollados, pero si a niveles relevantes».

Dijo que Venezuela entrando en un esquema como ese tendrá las mismas limitaciones, «podrá bajar la inflación de manera importante, pero al mismo tiempo tendrá quizás en un contexto internacional limitaciones para crecer por las dificultades que suponen las sanciones».

Las sanciones impiden una posible dolarización total porque el único que no tiene dólares y no puede operar en dólares es el gobierno «porque está bloqueado financieramente», agregó.

Comentó que desde marzo de 2019 Venezuela tiene un mercado cambiario libre que se hace a través del sistema bancario con mesas de cambios para que acudan las corporaciones.

«A medida que el sector privado se va haciendo cada vez más importante y participa en la actividad económica la oferta de dólares mejora en ese mercado, aunque para operaciones pequeñas y personas naturales tienen limitaciones para acudir a ese mercado».

Vía: Unión Radio