Fedecámaras Lara y Capmil emitieron su descontento respecto al incremento que han recibido por parte de la hidrológica estadal para la cancelación del servicio a sus afiliados.

Fedecámaras Lara @fedecamaraslara afirma en mensaje en su cuenta en Instagram que «en el año de la peor recesión económica del país, inflación, devaluación, pandemia, cuarentena y restricciones para laborar los gobiernos municipales y regionales en Lara acechan la labor productiva con las más altas tazas en servicios públicos de todo el país. Las tarifas en aseo urbano y agua son insostenibles para la empresa privada, que de cerrar dejaría en el limbo a miles de trabajadores que hoy subsisten gracias a su empleo. Venezuela necesita trabajar».

De igual manera reseñan que «La empresa privada no es responsable de los desaciertos que por años ha tenido la gestión pública en sus empresas de servicios».

Por su parte CAPMIL @capmil hizo el llamado directo a la empresa de distribución del vital líquido, indicando: «Señores Hidrolara podrían decirnos ¿En qué se basan para calcular el consumo?, Podrían demostrar ¿De dónde sacan la información o cómo toman esa medida en su factura digital si no hay medidor? No nos negamos a pagar, pero exigimos se sinceren los montos».

Los gremios empresariales exigen que envíen agua por tubería a las Zonas Industriales, no avisos de cobro, toda vez que tienen más de 4 meses resolviendo con cisternas a precios sin regulación. Al recibir estas nuevas tarifas del servicio de agua hacen la observación que no hay producción constante, debido a los cambios en los horarios laborales ajustados al cumplimiento de las autoridades para el resguardo de los empleados y trabajadores por la pandemia del coronavirus.