Antonio Torres tenía un taller de herrería en el municipio Pampán, del estado Trujillo, pero por la situación económica, tiene un año y seis meses en Perú. Trabaja en una empresa de construcción y se ofreció para fabricar un lavamanos portátil y otros dispositivos, a los cuales les agregó mejoras y rediseñó con su creatividad

Antonio Torres Núñez, conocido como “El Cura”, en el municipio Pampán, del estado Trujillo, fabricó un lavamanos portátil para la desinfección y prevención del COVID-19, en la ciudad de Lima, Perú.

El aparato de desinfección, elaborado a base de una pipa metálica, es una especie de dispensador de agua, que se activa con una palanca para pies. De este modo, los obreros pueden lavarse antes de entrar y salir de las construcciones.

Torres contó que no vio instructivo alguno, solo imágenes y, con su creatividad, decidió fabricarlo y mejorar el diseño.  “Solo lo vi en fotos. Incluso al del lavamanos le agregué el dispensador de gel o jabón, por iniciativa propia. Mi pasión es crear y fabricar, para muestra un botón”, declaró el herrero, quien quiere demostrar sus capacidades y la buena voluntad de los venezolanos.

Recientemente comenzó a laborar en una constructora, pero debido al COVID-19, se redujo la cantidad de trabajo y no tenía funciones. “Estaba desempleado, por la situación del coronavirus, pero vivo al lado de la oficina (de la constructora) y un día vi que tenían unas fotos de los aparatos. Le dije al dueño de la empresa que yo me atrevía a fabricarlos y lo convencí”, relató.

Vía: El Pitazo