Un estudio de la Universidad Médica de Guangzhou, China, asoció que los descansos más largos durante el día aumentan 34% las probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares

Dormir siestas puede servir para recargar energías, pero este estudio advierte que debería durar menos de una hora para no afectar la salud. Los descansos más largos en la tarde se asocian con 34% más de probabilidades de enfermedades cardiovasculares en comparación con aquellos que no practican este hábito.

El estudio presentado en el congreso anual de la Sociedad Europea de Cardiología sugiere, además, que las siestas cortas, especialmente las de menos de 30 a 45 minutos “podrían mejorar la salud. En especial, la del corazón en las personas que no duermen lo suficiente por la noche”.

Uno de los autores del texto, Zhe Pan, de la Universidad Médica de Guangzhou, China, señala que este estudio “desafía opiniones tan extendidas”. Entre ellas están los que afirman que la siesta mejora el rendimiento y contrarresta las consecuencias negativas de la deuda de sueño nocturno. Algunos estudios sugieren que cuando son largas se relacionan con niveles más altos de inflamación, lo que supone un riesgo para la salud del corazón y la longevidad.

Las siestas inferiores a media hora, para el experto, no son un factor de riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares. Pan destacó que si se quiere dormir una siesta el estudio “indica que lo más seguro es mantenerla por debajo de una hora”. Mientras que para aquellos “que no tenemos el hábito de un sueño diurno, no hay ninguna evidencia convincente para empezar” a hacerlo.

Vía: El Nacional