Al paso que vamos, no nos queda más que adoptar el uso obligatorio de las mascarillas como parte de nuestra nueva realidad. Esa es la razón por la que expertos en tecnología de todo el mundo han querido hacernos la vida mucho más fácil. ¿Cómo? Desarrollando cubrebocas inteligentes que ofrecen facilidades que van desde monitorear la respiración de quien la use hasta desinfectarse solas.

Una starup de tecnología japonesa de Donut Labs, la C-Face Smart Mask desarrolló una mascarilla inteligente capaz de transmitir lo que dices vía mensaje e incluso traducir del japones a otros idiomas al establecer conexión por bluetooth con tu teléfono móvil o tableta. Lo mejor de todo es que esta mascarilla no deja de proteger contra la propagación del virus, pues sus creadoras no solo buscaban que fuera novedosa, sino también segura.

También, Tyler Glaiel es un programador estadounidense que, como muchos, aprovechó el tiempo del confinamiento para explotar su creatividad. Como resultado obtuvo una mascarilla LED que muestra el movimiento de los labios y sonríe al mismo tiempo que quien la use. Glaiel dice que hacerla fue bastante sencillo, tanto así que cualquiera en casa puede desarrollarla. Para ello se necesita una matriz LED WS2812 flexible de 8×8, un microcontrolador Arduino Nano, un micrófono Electret, una batería recargable de 9V, un conector de batería de 9V, un convertidor de 9V a 5V, alambre, una resistencia de 330Ω, cinta aislante, tela de una camisa vieja y unas correas o cordones de zapatos.

Vía: Diario Libre