Cada primero de mayo se conmemora el Día Internacional del Trabajador, en defensa de reivindicaciones salariales y laborales para la clase obrera. 

Por segundo año consecutivo, el mundo recibe este día en pandemia, con un fuerte crecimiento en las cifras de contagios por el SARS-CoV-2.

A pesar de ello, los reclamos por condiciones que permitan tener una mejor calidad de vida, no se han detenido y Venezuela no ha sido la excepción.

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) reportó 7 mil manifestaciones en toda el país, lo que equivale a más del 90 % por derechos económicos, sociales, culturales y ambientales, en los primeros nueve meses de 2020.

La mayoría fueron protagonizadas por trabajadores, en rechazo a medidas públicas deficientes que profundizan la compleja crisis que impacta con mayor fuerza a los grupos vulnerables.

Los sindicatos han sostenido que el salario ha sido la principal víctima de la hiperinflación y también de la dolarización.

Al hablar de la experiencia venezolana el reto resulta mayor, entre otras cosas por las dificultades que suponen el acceso a internet, costos y fallas en servicios básicos a la hora de ejercer el teletrabajo.

Fedecámaras gremio que agrupa a los empresarios del país ha indicado que ratifica el compromiso con los trabajadores en su día. Reitera que «urge el diálogo social con visión productiva que genere progreso y bienestar inclusivo».

Por motivo de la pandemia se desarrolló vigorosamente la modalidad de teletrabajo en el país, la especialista en teletrabajo y asistentes virtuales Dessire Izaguirre tras argumentar que de acuerdo a estudios la tendencia es que esta modalidad del trabajo a distancia permanezca por muchos años luego de la pandemia.

Izaguirre urgió a las autoridades a crear una ley que regule el trabajo en el país «Son tendencias que nos están indicando que el teletrabajo no va a terminar cuando la pandemia termine, sino que es una tendencia que va a continuar». Esta legislación d teletrabajo debería ser creada conjunto con los diversos sectores productivos del país.

Hoy los trabajadores de los distintos sectores exigen un plan de vacunación amplio contra la covid-19 que permita mantener la actividad económica operativa en medio de la pandemia.