Macías Mujica y Garmendia: periodistas y cronistas de Barquisimeto

Dos Cronistas oficiales ha temido Barquisimeto que se desempeñaron en el periodismo donde dejaron profundas huellas sobre la vida de la ciudad: Eligio Macías Mujica y Hermann Garmendia.

Por las cercanías del Cuatricentenario de la Capital Musical de Venezuela, el Concejo Municipal decidió nombrar un Cronista Oficial y designó en marzo de 1950 a Eligio Macías Mujica. “Brillante periodista y maestro difusor de muchos aspectos de la historia local. Redactor y director de “El Impulso” donde mantuvo amenas columnas de contenido variado en los cuales  entregaba, en buena prosa poética, interesantes páginas de información histórica y realidades del pasado para reflexiones del presente”, escribió el penúltimo Cronista Ramón Querales.

En abril de 1951 Macías Mujica renunció y el Concejo Municipal designó segundo Cronista Oficial a Antonio Álamo quien en marzo de 1953 falleció en Caracas y de nuevo Macías Mujica volvió, designación acogida con aplausos.” Era el periodista completo en el sentido de la multiplicidad: desde redactar una nota local hasta la elaboración del grave editorial, pasando por el estudio histórico y la alusión pintoresca del pretérito en la crónica antañona”, refirió Querales.

“El Impulso” le dio la oportunidad de prolongar su vida y desarrollar su amplia labor periodística e intelectual en la sección que firmaba con el seudónimo “Juan de Segovia”, luego desde 1930 hasta 1943 como redactor y más tarde director. Fue un hombre modesto, dotado de una memoria extraordinaria, que le permitía referir los acontecimientos y las citas más remotas de las crónicas larenses”, escribió Querales. Su constante lucha por proteger y preservar su tierra, personajes folklóricos e intereses de la ciudad, lo llevó a fundar, junto a otros intelectuales el Centro de Historia Larense, que da cabida a todo aquel material de consulta sobre la ciudad, el estado y la nación e incluso, un recinto, donde las generaciones futuras continuasen con la labor de rescatar los papeles de la historia larense.

En julio de 1992, en la nota luctuosa a raíz de su muerte “El Impulso” le llamó con justicia y poesía, “Albacea del pasado urbano”.

Le sucedió en la crónica oficial otro periodista, Hermann Garmendia, cuarto Cronista Oficial de Barquisimeto quien describió a “Macías Mujica –como Leoncio Martínez- siempre se inspiraba en lo popular y los problemas del hombre humilde del borroso hombre de la calle, los hacía suyos en nombre de una mejor distribución de la justicia”.

Estamos en el centenario de Hermann Garmendia, nacido el 7 de junio de 1917,  periodista, escritor, humorista, crítico de arte, historiador y Cronista Oficial de Barquisimeto entre 1967 y 1990,  quien nos legó importantes páginas sobre la vida de la ciudad desde su fundación y su historia, además de otras sobre filosofía, arte, poesía, música, teatro, danza y cine y la ocasión es oportuna para rendirle merecidos honores. Volvemos a nombrarlo porque las nuevas generaciones no saben de él e incluso generaciones posteriores.

Durante años Garmendia publicó la columna “El camino y el espejo” primero en el diario “El Impulso”, Decano de la prensa nacional por ser el periódico más antiguo del país y después en El Informador, espacio de necesaria consulta para sus lectores quienes la apreciaron como “fuente inestimable y culta de información y aprendizaje”, como la calificó Querales.

Por: Juan José Peralta