Pablo Sepúlveda: Les toca ser Oposición

Días bastante turbulentos atraviesa la República, mucha tensión en el ámbito político y Venezuela sigue en el ojo internacional. El Gobierno de Maduro evidentemente ha respondido con represión en la calle ante un pueblo que en su libre derecho a la protesta está agotado no solo de la crisis, sino de ser ignorado por los caprichos de quienes se buscan mantener en el poder a toda costa.
Allí vemos a una oposición que si bien es cierto aún mantienen diferencias internas se han cohesionado en rechazar el golpe a la democracia que procuró el Tribunal Supremo de Justica con las ya famosas sentencias. Además de exigir categóricamente la presentación de un cronograma electoral que sería la opción más sensata para evitar otros hechos lamentables.

Respuesta Roja

En el otro extremo voceros del oficialismo arrecian en el mensaje que envían a su militancia sobre defender la revolución cueste lo que cueste. Un Gobierno que no termina de entender que es totalmente natural la alternabilidad democrática y que producto de su pésima gestión gubernamental desde ya les corresponde ser oposición; lo cierto es que la crisis política se agudiza con el pasar de las horas y la incertidumbre continúa siendo lo único cierto.
Mientras cada sector ofrece sus motivaciones y razones de lucha, es Venezuela la que se cae a pedazos, es el venezolano humilde de a pie quien sigue sin poder llevar sustento a casa, son muchos los que se acuestan sin comer y miles más los que están perdiendo la vida por no encontrar medicinas; ¿Y entonces qué hacemos?
Quienes apostamos al cambio democrático en nuestro país exigimos respeto en la calle, protestar y manifestar de manera pacífica como norma constitucional; razón por la que rechazo contundentemente todos los exagerados esfuerzos de los organismos de seguridad para frenar la protesta y que han violentado cualquier cantidad de derechos humanos.

Calle pacífica

Debemos seguir alzando nuestra voz, eso sí con cordura y prudencia, sin atorarse en buscar salidas que conlleven el derramamiento de sangre de hermanos venezolanos. La salida es constitucional y democrática, la respuesta será el voto popular y no dudemos que ese momento está próximo a llegar.

Por Pablo Sepúlveda
@psepulvedalara