Nadal sigue imbatible y dejó atrás a Raonic

MELBURNE.- El español Rafael Nadal derrotó al canadiense Milos Raonic, el cabeza de serie más alto que quedaba en liza (3), por 6-4, 7-6 (7) y 6-4 para regresar hecho una furia a las semifinales del Abierto de Australia y lograr su victoria 50 en este torneo.

Campeón en 2009 y finalista en 2012 y 2014, el zurdo español no pisaba las semifinales de un Grand Slam desde Roland Garros en 2014, cuando ganó luego el último de sus nueve títulos en París. Este miércoles cortó esa racha con un soberbio despliegue de agresividad, vengándose de la derrota que Raonic le había infligido hace unas semanas en los cuartos de final de Brisbane.

“No soy muy arrogante y siempre he tenido dudas”, dijo Nadal sobre su gran regreso. “Incluso cuando ganaba tenía dudas, pero es bueno para sentirte mejor luego. Me hace incluso disfrutar más de los buenos momentos como este”, señaló.

“No sé como lo gané, solo luchando”, expresó sobre el segundo set en el que salvó seis bolas de parcial. “Decidí estar más encima en la pista y muy concentrado con mi saque”.

Muy rápido, con un gran servicio, sin cederlo nunca, a pesar de que Raonic dispuso de cuatro opciones de rotura, restando como hacía mucho que no lo hacía, plano, con un golpe seco mortal, siempre encima de la bola y dominando los pocos intercambios que el canadiense le permitía, Nadal dibujó en la Rod Laver Arena una de sus victorias más importantes, quizás la que más necesitaba.

El de Manacor, no solo estuvo genial al ataque. También en la defensa, pues salvó seis puntos de set en el segundo parcial, tres con su saque en el décimo juego, y otros tres en el desempate, para confirmar después la primera oportunidad que tuvo, cuando sacaba Raonic y su ataque de derecha se vio interrumpido por la cinta y luego la bola botó fuera.

Ante esa muralla, Raonic no estuvo fino con su mejor arma, el saque. Había llegado al duelo con 93 y solo conectó 14 directos y Nadal se lo robó en dos ocasiones. Falló un remate de escándalo cuando entregó por primera vez su saque en el séptimo juego del primer set, y eso sí, colocó un globo a Nadal en el desempate que levantó al público de sus asientos.

A mitad del segundo set, el canadiense que había señalado que se encontraba casi totalmente recuperado de su proceso febril, le dijo a la juez de silla, “no puedo arrancar”, y pidió tiempo y médico para abandonar la pista. Pero a su regreso, el ahora discípulo de Richard Krajicek no pudo interrumpir el monólogo del encuentro.

Nadal siguió al pie de la letra el guión trazado para romper en el último juego del partido, cuando ya Raonic estaba desesperado porque Rafa se mostraba insuperable.

Su duelo contra Dimitrov será la 24 semifinal de Grand Slam de Nadal, acechando las 26 de Andre Agassi y la quinta en Melbourne. Después de Roland Garros, donde tiene 72 victorias y solo dos derrotas, el Abierto de Australia es el ‘major’ donde se ha mostrado más efectivo, con 50-10.

La victoria de hoy le proyectará al sexto puesto del mundo. Está a dos triunfos más del título, el que sería su 15 Grand Slam, y de conseguirlo, el próximo lunes aparecería cuarto en la lista.